El iPhone sigue siendo el rey en rendimiento gráfico

El iPhone sigue siendo el rey en rendimiento gráfico

Aunque la distancia se ha ido acortando, el rendimiento gráfico del iPhone siempre ha destacado sobre la gama alta de Android. En un mundo adicto a jugar con el móvil, esto es un punto importante; pero la GPU no está sólo para los juegos: la aceleración gráfica también entra al trapo al cargar el CSS de una página web o en las animaciones del sistema.

¿Qué tal se mide la GPU del iPhone 6 y el iPhone 6 Plus con la nueva generación de Android? En AppleInsider han comparado los benchmarks del iPhone con los resultados del Samsung Galaxy S6, y hablan de un "rendimiento pobre" del Galaxy. Viendo los números, nuestras conclusiones son un poco más recatadas.

Samsung ha puesto toda la carne en el asador con el Galaxy S6; no sólo por ese giro en el lenguaje de diseño y los acabados, también por la potencia del bicharraco: es el primer lanzamiento global con el SoC Exynos 7 de ocho núcleos y lleva la última tecnología en memoria RAM y flash. ¿Pero qué pasa cuando lo comparan en términos de rendimiento gráfico con el iPhone 6? Que el teléfono de Apple consigue doblegarlo... ¿Por qué?

El iPhone 6 tiene un panel Retina de 1334 × 750 y el iPhone 6 Plus una resolución escalada a 1920 × 1080 píxeles. Para el Galaxy S6, Samsung apostó por un panel QHD (2540 × 1440), es decir una resolución 2K. La diferencia para la GPU es abismal y por eso el iPhone sale mucho mejor parado en los benchmarks. Pero sólo a resolución nativa.

La GPU Mali-T760 del Galaxy ofrecería los mejores resultados del mercado si Samsung no hubiera metido tantos píxeles en una pantalla de 5,1 pulgadas, pero han preferido montar su mejor SuperAMOLED. Lo vemos claro incluyendo al HTC One M9 en la comparativa: el M9 tiene un chipset Snapdragon 810 con la GPU Adreno 430 (los "estándares" del mercado en 2015), pero lleva un panel 1080p. Tanto el HTC como los iPhone superan al Galaxy S6 por mucha diferencia cuando todos funcionan a la resolución de su pantalla:

Los resultados se invierten con el test offscreen, es decir con el benchmark corriendo a 1080p. En este caso, la GPU del Galaxy destaca por una cabeza, y ahora el iPhone 6 Plus rinde algo mejor que el iPhone 6 (la resolución nativa de éste no llega a 1080p). Por su parte, el HTC One M9 demuestra que lo último de Qualcomm está a la altura del Apple A8:

Como corolario, nos queda claro que la GPU del iPhone 6 no podría mover con tanta soltura un panel 2K.

OpenGL es el estándar para el desarrollo de videojuegos en el móvil, sin embargo Apple ofrece Metal, una API mucho más potente que OpenGL porque permite a los desarrolladores trabajar a bajo nivel. El benchmark GFXBench no utiliza Metal.
A la hora de la verdad, la resolución que importa es la nativa: es la que determina el rendimiento gráfico en las situaciones más normales. Sin embargo, muchos juegos trabajan a resoluciones más bajas y luego reescalan la imagen.

via: www.applesfera.com

Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies
Aceptar